… y los días buenos

Los días buenos son días de colores. Días en los que consigues apartar el problema de tu mente. Sabes que no va a durar mucho, así que intentas exprimirlos al máximo y controlar tu cabeza. Te repites una y otra vez LO VAMOS A CONSEGUIR. Sonríes y avanzas.

Ya te has demostrado mucho a ti misma y, por lo menos, sabes que este proceso te ha dado eso: una fuerza indescriptible. Valentía. Esperanza. Perseverancia. Resiliencia. Te conoces más a ti misma. Te da miedo preguntarte hasta donde aguantarás. Pero en los días buenos, sientes que todavía vas a darle mucha guerra a la infertilidad. Tú serás más fuerte que ella. ¿Es algún tipo de prueba? ¿Un reto? Pues ahí estás tú. Erguida y con ganas de batalla. Se va a enterar la infertilidad de los cojones de quién eres tú. De quién sois vosotros: un equipo indisoluble, indestructible. No va a poder con vosotros.

Sonríes, retas a la vida y le gritas NO ME VOY A RENDIR. Y cuando ves una embarazada, sientes un pinchazo en el estómago. Pero lo apartas rápidamente. LO VAMOS A CONSEGUIR.

La medicina cada vez avanza más y más rápido. Tienes muchas opciones. Abres tu mente. Si no puedes con tus óvulos, será con los de una hadita joven y fértil que te ayudará a conseguir tu sueño. Si no puede ser con los espermatozoides de tu marido, será con otros gametos. Pero tu hijo será tuyo, vuestro, y sobre todo, será feliz. Y te hará igual de feliz que un hijo concebido en una noche de pasión. ¿Igual? Mi opinión personal es que NO. Te hará MUCHO MÁS FELIZ. Sencillamente porque los mayores sacrificios, conllevan las mayores recompensas.

Sabes que tu embarazo no será normal. Vas a estar ACOJONADA. Lo sabes y lo aceptas, no pasa nada. El miedo de esas 40 semanas solo va a ser comparable a la extrema felicidad de saber que ahí está tu bebé, fruto del amor, de la lucha, de unas ganas inconmensurables de vivir la maternidad, de añadir uno más al equipo. Creciendo dentro de ti. O creciendo fuera de ti. Porque hay muchas opciones. Y ahí está no solo la reproducción asistida más tradicional, también está la adopción y también está la gestación subrogada. Y existen los milagros. De una manera u otra, pero LO VAS A CONSEGUIR. LO VAMOS A CONSEGUIR.

Entonces todo habrá merecido la pena.

La única lucha que se pierde, es la que se abandona. Y quien resiste, gana.

 

Anuncios

3 comentarios sobre “… y los días buenos

  1. Ole Candela, reafirmo cada una de tus palabras en esta entrada. Y totalmente de acuerdo contigo, los querremos todavía más si cabe porque lo estamos luchando muy muy duro.
    Lo vamos a conseguir bonita!

    Me gusta

  2. Por esos días buenos donde nos sentimos invencibles , donde descubrimos que tanto dolor solo nos ha hecho más fuertes , más maduras , por esos días buenos donde te miras al espejo espejo y te reconoces como la gran mujer que eres , no cualquiera es capaz de pasar por todo lo que pasamos. no pido que sea fácil solo que sea posible y se que todas en su momento lo lograremos animo mis ave fénix

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s