Como di el paso de FIV a OVO: mis motivos para ir a OVODONACIÓN

Con 33 años hice mi primera FIV. Una edad razonable para obtener una buena cantidad de folículos y que éstos sean de buena calidad. Sobre todo, teniendo en cuenta que estábamos ahí por el diagnóstico de Marido10teratozoospermia– y que, en principio, yo no tenía problemas.

No recuerdo cuántos folículos me extrajeron ese verano de 2013, creo que unos 6 ó 7. Tuvimos 4 embriones, en los que pensábamos se encontrarían nuestros pequeños. A mis 33 años ¿por qué no íbamos a quedarnos incluso de mellis? Me hacía tanta ilusión… A veces recuerdo esa inocencia con cierta melancolía. Cuánto ha llovido desde entonces. Y qué torbellino de madurez, miedos y precaución se ha instalado en mi vida por culpa de estos duros años de lucha contra la infertilidad.

En la llamada de la clínica donde te informan de la evolución de tus embris, nos comunicaron que 2 se habían parado y los otros 2 eran calidad C. Y con el optimismo de los comienzos, a pesar de quedarnos un poco chafados, pensamos ¡C de Campeones! A por ellos.

La beta fue negativa. Y QUE ESTO NO DESANIME A NADIE QUE ESTÉ EN BETAESPERA DE UN C. Sé de mucha gente que se ha quedado embaraza de un C. Los A y los B tienen más posibilidades pero los C también embarazan. ¡Incluso los D! Simplemente no fue nuestro caso.

Entonces me realizaron las primeras pruebas: X-Fragil y Antimulleriana. Ésta última confirmó lo que los resultados de la FIV parecían indicar. La explicación de mi doctora fue muy sencilla tus ovarios corresponden a los de una mujer 4 ó 5 años mayor que tú. Con esto, ya teníamos doble-diagnóstico: yo era baja respondedora y Marido10 tenía la teratozoospermia que nos había llevado a adentrarnos en el mundo infértil.

Volvimos a intentarlo. Para la 2ª FIV cambiamos de clínica y el resultado fue un poquito mejor. Tuvimos algunos folículos más y fecundaron 5. A día 3 solo se había parado uno. Nos pareció un súper éxito. Me transfirieron un B y un C. Los otros 2 intentaron llevarlos a blastos pero se pararon… Volvíamos a jugárnoslo todo a una carta. No teníamos embris para congelar.

La beta fue positiva, pero bajita: 19. De esas betas angustiosas que te repiten cada 2 días y va subiendo, casi duplicando… pero no termina de llegar el momento de celebrarlo. Se vio saco, se vio embri. Soñamos un poquito. Nos lo creímos un poquito. Y lloramos mucho cuando nos confirmaron que no tenía latido y que nunca lo iba a tener.

Fue entonces cuando LLEGÓ MI PUNTO DE INFLEXIÓN. Tras 2 FIV y un aborto, a mis 34 años decidí dar el paso a OVO ¿Para qué volver a intentarlo con mis óvulos de baja-respondedora habiendo una opción más esperanzadora y con más posibilidades de éxito? ¿Merecía la pena el riesgo de pasar otra vez por un fracaso? ¿Solo para que mi peque tuviera mis rasgos? ¿No aceptaría sin ninguna duda un donación de órganos -médula, corazón… – o de sangre en caso de necesitarla y no por ello dejaría de ser yo?

Ganó el pragmatismo.

Mis hijos no tendrían mis rasgos, ni mis ojos, ni mis manos… pero sí mi forma de reírme, mi manera de andar, de hablar, de mirar. Di el paso. Tendrán mi estilo, mis tonterías, mis gestos y sobre todo, mi bagaje emocional. Y tengo un ejemplo muy cercano: yo y mi madre. Físicamente soy una fotocopia de mi padre. Sin embargo, cuando la gente conoce a mi madre, siempre dice cómo me parezco a ella. Y eso es exactamente lo que pasará con mis futuros hijos. Se parecerán a su padre pero todo el mundo me dirá que las niñas son clavaditas a mí :). Estoy absolutamente convencida de ello.

Además, sin entrar a hablar de la IMPORTANCIA DE LA EPIGENÉTICA, de la que cada vez hay más artículos interesantes, desde una perspectiva más personal y para nada científica, me paro a pensarlo y es que estamos hablando de una célula taaaaaaaaaaaaan pequeñitaese óvulo que, por muy importante que sea, no puede serlo más que los 9 meses en mi tripa. Esas 40 semanas en las que, esa microscópica célula donada, es fecundada y transferida a mis entrañas, para ser cuidada, alimentada y arropada en lo más profundo de mi cuerpo y de mi alma. Para nacer como una personita formada y maravillosa: formada con mi sangre y con mi corazón latiendo junto al suyo, constituyendo sus primeros recuerdos sonoros. Mi corazón, mi voz hablándole, dedicándole PALABRAS DE AMOR INCONDICIONAL desde que es un ser de días, CANCIONES para tranquilizarle, CARICIAS que ni podría evitar aunque me lo propusiese…

En cuanto a mi marido (no hay que olvidar que esto es cosa de dos); a él tampoco le costó aceptar el cambio de FIV a OVO. Los dos tenemos claro que ANTE TODO, QUEREMOS SER PAPÁS. Que nuestros futuros hijos no nazcan con nuestra genética al 100%, no nos supone ningún problema ni rechazo, ni les vamos a querer menos, ni a considerar menos “nuestros”. Hemos tenido la suerte de estar ambos muy alineados en esto… dimos el paso juntos, de la mano, agarrados muy fuerte: como siempre.

A pesar de todo lo dicho, entiendo perfectamente el duelo genético que supone para mucha gente pasar de FIV a OVODONACIÓN o a ADE (Adopción de Embriones). Lo doloroso que puede llegar a ser aceptar que para ser madre o padre tienes que renunciar a tus genes. Dejar atrás tus gametos. Lo entiendo y respeto, los motivos son evidentes… pero en nuestro caso, solo que exista esta maravillosa posibilidad de la ovodonación -gracias a los avances de la ciencia y de la medicina- nos parece una súper suerte.

Hace años, no tantos, no podías elegir. Ahora sí y me siento INMENSAMENTE AGRADECIDA por ello.

Y desde aquí quiero dar las GRACIAS a esas mujeres jóvenes, fuertes y sin complejos, que DONAN SUS ÓVULOS para ayudarnos a crear vida, a superar esta terrible enfermedad que es la infertilidad. ¡Gracias, gracias y mil veces GRACIAS!

Imágenes de Pinterest

 

Anuncios

4 comentarios sobre “Como di el paso de FIV a OVO: mis motivos para ir a OVODONACIÓN

  1. Ana tan bonito lo escribes que espero que muchas parejas que tienen la duda de pasarse a OVO o ADE te lean y se les abra la mentalidad y piensen eso, que lo más importante es que van a ser papás y en el caso de nosotras, los vamos a llevar durante 9 meses dentro y toda una vida para quererlos y mucho.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s